Curiosidades: ¿Sabéis de donde proviene el día de los Santos Inocentes?

¿A quién no le han gastado una pequeña o grande broma tal día como hoy? Cada 28 de diciembre son muchas las personas que aprovechan para dar rienda suelta a su imaginación y gastar bromas a diestro y siniestro.  El Día de los Santos Inocentes es, en muchos países, el día de las bromas o “inocentadas”, pero su origen es muy distinto a los que actualmente se acostumbra a hacer.

La celebración del Día de los Inocentes es una tradición que tiene los orígenes en la leyenda de la matanza de niños, menores de dos años, que ordenó el rey Herodes con el objetivo de asesinar al Niño Jesús.

Además, también se conmemora una fiesta popular de origen pagano que nació en la Edad Media, cuando durante este día (comienzo de Carnaval), el desenfreno y jolgorio eran los protagonistas entre los que vivían en esta época. Se trataba de un día en el que todo estaba permitido y la culpa no recaía sobre nadie.

Hoy en día, consideramos que esta fiesta tiene más sentido pagano que religioso, ya que las personas hacen bromas durante todo el día de hoy. Una de las bromas más conocidas son las mazas, es decir, muñequitos de papel que se enganchan en la espalda de alguien en señal de burla.

Por otra parte, es curioso como este día, también es costumbre que los medios de comunicación publiquen una noticia falsa, que los lectores tienen que averiguar cuál es. Al día siguiente los medios desvelan cual era la noticia errónea.

 A continuación os dejamos una lista de bromas graciosas para que disfrutéis un rato:

  1. Cambio de azúcar por sal. Es muy sencilla y divertida, tan solo debes cambiar el contenido del recipiente del azúcar por sal.
  2. Cambiar las horas del reloj. Aprovecha un momento de soledad y adelanta o retrasa el reloj, lo más aconsejable es hacerlo para restar sueño a la víctima, no para que llegue tarde a un sitio que puede ser importante.
  3. El truco de la moneda. Se trata de un clásico, ya que todo aquel que ve una moneda por la calle, automáticamente se agacha para cogerla. Las risas y burlas se darán si esta moneda esta apegada al suelo.
  4. El timbre. Tan sencillo como colocar un palillo de dientes en el interruptor del timbre de la casa. El ding-dong eterno sacará de quicio a cualquier inquilino.
  5. Broma telefónica. Es uno de los recursos que más se ha puesto de moda en los últimos años. Busca a alguna persona que su voz no sea reconocida por la víctima y echa a volar su imaginación. Desde el descubrimiento de una infidelidad hasta la imposición de una multa de tráfico.